santa amalia
Austriaco Michael Haneke conquista su segunda Palma de Oro por “Amor”
28/05/2012   //   Por:   //   Cine   //   Sin comentarios   //   386 vistas

santa amaliaEl cineasta austriaco Michael Haneke se alzó con su segunda Palma de Oro de Cannes, por “Amor”, un filme sobrio y conmovedor sobre el ocaso de la vida, mientras el polémico mexicano Carlos Reygadas conquistó el premio al mejor director por “Post Tenebras Lux”.

Visiblemente conmovido, Haneke, que ganó su primera Palma de Oro en 2009 por “La Cinta blanca”, subió al escenario acompañado por los intérpretes de “Amor”, los legendarios actores franceses Jean-Louis Trintignant y Emmanuele Riva.

Inconfundible con su barba y cabellera blancas, siempre vestido de negro, Haneke agradeció al jurado del Festival de Cannes, presidido por el italiano Nanni Moretti, el premio a su película, una de las favoritas de los críticos.

Moretti aclaró, tras la velada de premios, que no estaba al tanto de la controversia sobre el mexicano Carlos Reygadas, cuya película fue abucheada en el pase a la prensa.

“Una parte del jurado fue sensible a los riesgos que corrió Reygadas. No sé nada acerca de las polémicas que generó su película entre los periodistas”, dijo Moretti.

El desconcertante “Post Tenebras Lux” fue abucheado por muchos reporteros tras su proyección en el certamen y provocó intensas reacciones y discusiones.

“Algunos miembros del jurado no entraron en esa película, pero a otros las imágenes de ese filme les causaron mucha emoción; ese sentimiento siguió creciendo con el correr de los días. No queríamos buscar unanimidad a toda costa”, añadió Moretti.

El italiano Matteo Garrone ganó el Gran Premio por “Reality”, una sátira sobre la televisión de su país, y el británico Ken Loach, de 75 años, fue galardonado con el premio del Jurado por “The angel’s share” (La parte de los ángeles), una comedia agridulce sobre jóvenes golpeados por el desempleo y la crisis.

Este es el quinto premio obtenido en Cannes por Loach, un cineasta partidario de un cine comprometido, que conquistó la Palma de Oro en 2006 con “El viento que agita la cebada”.

Loach fue galardonado dos veces con el Premio del Jurado por “Lloviendo piedras”, en 1993, y en 1990 por “Agenda oculta”. También recibió el premio al mejor guión en 2002 por “Sweet sixteen”.

El protagonista de “The angel’s share” es un joven ex delincuente que trata de rehacer su vida tras iniciarse al arte de catar el whisky.

Ello le permitirá al joven organizar una estafa y luego encontrar un empleo, en el universo especial del whisky, con lo que logra escapar de su sórdido destino y sacar adelante a su esposa y pequeño hijo.

La cinta de Haneke retrata en cambio el deterioro que acarrea la vejez, reflejando con compasión el dolor de asistir a la enfermedad de un ser amado, de observar su lento paso hacia la muerte.

Trintignant y Riva interpretan en “Amor” a un matrimonio lleno de amor y complicidades, que casi ni necesita palabras para entenderse. Pero un día todo esa vida se derrumba, por la enfermedad de ella.

Pero Haneke no filma con crueldad ese deterioro de cuerpo y mente que supone la vejez, sino con una sensibilidad estremecedora, un gran humanismo y una emoción contenida.

“Cuando se llega a una cierta edad, el sufrimiento inevitablemente te conmueve. Es todo lo que quería mostrar, nada más”, dijo Haneke en una rueda de prensa en Cannes, tras la presentación de este filme austero y doloroso.

Nacido el 23 de marzo de 1942 en Múnich, Baviera, Haneke es uno de los realizadores más premiados en este Festival: no sólo se alzó con la Palma de Oro por “La cinta blanca”, sino también recibió el premio a la mejor dirección por “Caché”, en 2005.

Y en 2001, se alzó con el Gran Premio por “La pianista”, película que le valió asimismo el premio de mejor actriz a Isabelle Huppert.

Conocido por su estilo a la vez elegante y sombrío, el cineasta austriaco realizó estudios de filosofía y psicología antes de dedicarse al cine, con el que escruta la sociedad y los dramas humanos.

En “La Cinta Blanca” retrató la sociedad que años después produciría el nazismo. En “Caché” dirigió su mirada hacia la manipulación y la culpabilidad; en “La era del lobo” (2003) enfocó el caos social, y en “La pianista” la frustración sexual.

Admirador de Abbas Kiarostami y Jean-Luc Godard, se dio a conocer como cineasta en la Quincena de los Realizadores de Cannes con “Séptimo continente” (1989), “Benny’s Video” (1992) y “71 fragmentos de una cronología del azar” (1994).

http://entretenimiento.terra.com/

Sobre el autor :

Deje su comentario